Tips

Consejos útiles para tejedoras

Si eres principiante utiliza hilados lisos y de color claro

Cuando se aprende a tejer hay que prestar atención a muchas cosas y es normal que los principiantes todavía no sepan distinguir bien los puntos. Por lo tanto, conviene facilitar al máximo la visualización de los mismos por lo menos hasta que se puedan distinguir con facilidad. Los hilados de colores oscuros, o los que sean de varios colores como jaspeados y matizados, o los que presenten distintos tipos de hebras como los metalizados, bouclés o fantasías, dificultan la visualización del punto. Por eso, para principiantes, es mejor utilizar hilados lisos y de un solo color y con el menor número de hebras posible. También facilita la visualización del punto utilizar un hilado no muy fino, se recomienda elegir uno para ser tejido con agujas de 3 mm o superior.

Comienza el ovillo desde el centro

Existen distintos tipos de ovillos, dependiendo de la calidad, marca y grosor del hilado, pero todos presentan dos cabos: uno externo, utilizado normalmente y otro interno. El cabo externo se encuentra en la superficie del ovillo y al ir tirando el ovillo saldrá rodando por toda la casa, enredándose y juntando todo tipo de partículas. Por lo tanto, es mejor no comenzar por el exterior. Sin embargo hay ovillos que no presentan huecos o están ovillados sobre una bobina, por lo que es imposible acceder al cabo interno. En estos casos se debe proteger el ovillo de alguna manera. El cabo interno no se ve a simple vista ya que se encuentra en el centro del ovillo. Para encontrarlo, hay que introducir un dedo por cada extremo del hueco del ovillo e ir girando hasta encontrar una textura distinta. Una vez encontrada la punta hay que tirar hacia afuera. Siempre que se pueda hay que comenzar por el cabo del centro del ovillo ya que además de quedarse quieto se evitará que se produzcan tensiones desiguales en el tejido. A tener en cuenta: Si no utilizamos el ovillo completo y queremos guardarlo para otro momento, conviene introducir en el hueco del centro alguna bobina vacía o trozo de cartón, para evitar que se aplaste y se enrede.

Identifica tus agujas con gomas de colores

A veces no es fácil distinguir entre dos agujas de tamaños similares, y se hace difícil encontrar el par. La idea es colocar gomas del mismo color a las agujas cuyos números tengan las mismas terminaciones. Por ejemplo: a las agujas Nº 3,5 - 4,5 - 5,5... se les pondrá un mismo color. De esta manera, se logra una separación de un punto entre agujas marcadas con el mismo color, lo cual facilita su identificación. En Punto Art Design, las marcamos así: azul a las agujas terminadas en 0 / amarillo para las 0,25 / rojo para las 0,50 / negro para las 0,75.

Entre proyectos desarrolla nuevas habilidades

Para no tejer siempre lo mismo, es bueno aprender distintas técnicas y desarrollar habilidades nuevas, pero normalmente no se hace por falta de tiempo. Por eso, un buen momento podría ser al terminar un proyecto, justo antes de comenzar el siguiente, es decir, aprovechar los momentos entre proyectos. Por ejemplo, al coser el proyecto actual en lugar de pensar en el próximo, se podría pensar en aprovechar los restos de hilado en practicar nuevas formas. O cuando todavía no haya un próximo proyecto (no por eso se va a dejar de tejer), ese es el momento justo de aprender ese punto difícil que nunca sale. Lo bueno es que al no estar ligadas a ningún proyecto, no hay presión. Si no sale bien, no pasa nada, ya se practicará más adelante, pero si sale, tal vez se pueda incluir en el próximo proyecto, y de esta manera los proyectos serán cada vez más interesantes.