Lanaterapia

El arte de tejer a mano produce muchos beneficios, en Punto Art Design lo llamamos Lana-terapia.

Los beneficios de tejer a mano

Da satisfacción y mejora la autoestima

Lograr convertir un simple ovillo de lana en un proyecto terminado único e irrepetible, da orgullo y satisfacción aunque no se logre la perfección. Con la práctica, la calidad de los proyectos irá en aumento, lo que aumentara la autoestima.

Reduce los niveles de tensión y de estrés

Cuando el cerebro presta atención a una actividad tan completa como lo es el tejido, deja de lado lo que en ese momento no es relevante. Mientras el cerebro sincroniza la vista con mano izquierda y derecha, estima cuantos puntos hay que tejer antes de cambiar de punto y cuenta las vueltas necesarias hasta la disminución, simplemente no tiene tiempo para los problemas personales, preocupaciones y ansiedades. Por tanto, tejer periódicamente reduce los niveles de tensión y de estrés.

Promueve la tranquilidad y el buen humor

Cualquier trabajo creativo por sencillo que sea demanda que nuestro cerebro repase y refuerce sus conexiones neuronales. Algunas tareas al principio pueden parecer dificultosas, pero luego se va obteniendo más destreza a medida que se persevera en lograr los objetivos fijados. Principalmente obtenemos complacencia con nosotros mismos. El tejido a mano mejora notablemente la tolerancia a la frustración ya que con la realización de los distintos proyectos se va mejorando, adquiriendo destrezas y los logros obtenidos promueven un estado de buen humor.

Colabora con la recuperación física y mental después de una jornada laboral

Un buen descanso físico y mental es necesario para continuar con el día a día. Pero no es fácil desconectar si la costumbre es llevar el trabajo a casa. Tampoco es fácil no pensar, ya que el cerebro volverá una y otra vez a lo que le preocupa. La única forma de engañarlo es entretenerlo. Tejer es una actividad tan completa, que no permite que hagamos nada más, lo que otorga una recuperación mental y facilita el descanso físico ya que es más fácil conciliar el sueño pensando en el tejido que en el trabajo. Y cuando falte el tiempo para tejer, también sirve hablar con alguien de tus proyectos, ordenar lanas y agujas o buscar nuevos patrones.

Mejora la psicomotricidad fina

La psicomotricidad fina comprende todas aquellas actividades en las que se necesita una gran precisión y un elevado nivel de coordinación. El desarrollo de esta capacidad permite obtener una mayor destreza en los movimientos precisos, lo que se traduce como un aumento en la habilidad de desarrollar cierta tarea. Para desarrollar la psicomotricidad fina es necesario realizar movimientos repetitivos de precisión que irán fijando en nuestro cerebro patrones que quedarán registrados para siempre. Y esto es lo que en un futuro permitirá realizar con facilidad lo que en un principio nos ha costado mucho esfuerzo. Tejer a mano mejora altamente la psicomotricidad fina gracias a la repetición de los movimientos coordinados con precisión.

Favorece la comunicación entre las personas

Hay ciertos factores que favorecen la comunicación entre las personas, muchos de ellos están presentes cuando tejemos. Como hablar con naturalidad de lo que estamos haciendo, compartir los mismos códigos, sentirse a gusto con la tarea realizada, entre otros muchos más. En el tejido a mano es importante comprender y dominar los mismos códigos para poder interpretar exactamente la información transmitida, ya sea desde la lectura de un patrón o una transmisión oral. Desde el momento en que leemos e interpretamos un patrón hasta cuando compartimos nuestras experiencias con la gente que nos rodea, estamos desarrollando la capacidad de la comunicación. La misma mejora con el nivel de dificultad de los patrones y la práctica.

Despierta nuestra parte más creativa

La creatividad es la capacidad de generar nuevas ideas o conceptos, un ovillo y un par de agujas son como una hoja en blanco y la tejedora tiene infinidad de posibilidades para desarrollar innumerables proyectos. Para elegir que tejer es necesario crear nuevas asociaciones entre ideas, conceptos y habilidades conocidas, pudiendo adaptar o modificar viejos conocimientos para lograr nuevas creaciones. Pero lo que más despierta nuestra creatividad es poder combinar las técnicas conocidas, con los materiales disponibles y la idea que tenemos en mente, para lograr transformar un simple ovillo del montón en una pieza única e irrepetible.

Ayuda a la concentración y relajación

La concentración consiste en controlar la atención de tal forma que ésta quede enfocada en un solo punto. Se trata de una capacidad muy útil, que cuando está entrenada permite trabajar estudiar o realizar cualquier otra tarea con más eficiencia. También permite la relajación y el disfrutar más plenamente de cada situación que requiera un poco más de atención. El acto de tejer requiere además de un movimiento físico elevada concentración, que será variable dependiendo de la complejidad del proyecto elegido. Conviene comenzar con un proyecto simple, pero cuando se haga repetitivo es momento de aumentar la dificultad. Esta puede ser agregando cambio de colores, complicando el punto, incorporando calados, trenzados, etc. La idea es ir complicando cada vez más nuestros proyectos.

Aporta claridad a los pensamientos y sentimientos

Poder sentir a través de las manos la suavidad y la textura de las lanas es una sensación muy grata que influye directamente en la mente. Los colores de las mismas también son muy importantes. El amarillo, por ejemplo, estimula el sistema nervioso y está vinculado con la alegría. El azul cielo proporciona calma y reposo, incentiva la curación y alivia el dolor. El Blanco refiere a la pureza, limpieza y aviva la imaginación. El tejido a mano hace que los pensamientos se vuelven más positivos gracias al relax y la tranquilidad que aporta una labor manual como esta.